“La dignidad: un imperativo, una costumbre o un (im)posible”

Este fue el título del conversatorio con que la fundación reunió a más de 100 personas de distintas comunas e incluso regiones, para escuchar las miradas y reflexiones que propusieron Leonardo Moreno, Doctor en Políticas Públicas y Responsable País de Fundación Avina Chile, y Juan Cristóbal García-Huidobro s.j., Presidente de la Red Educacional Ignaciana y Delegado de Educación Escolar de la Compañía de Jesús.

Desde miradas y experiencias distintas ambos pusieron en común la dignidad como un asunto esencial en la construcción social. “La dignidad está a la base de los derechos humanos y vinculado directamente con el mayor grado de libertad e igualdad que experimentamos en nuestras vidas. De qué estamos hablando cuando hablamos de libertad e igualdad… de la posibilidad de encontrar nuestro propio destino, para decidir la vida que escojamos. En este sentido, la pobreza es una provación inaceptable de la realización de libertades humanas y del desarrollo de capacidades”, explicó Leonardo Moreno, quien se ha desempeñado en diversos cargos en instituciones vinculadas a pobreza.

Juan Cristobal, sacerdote de la Compañía de Jesús, ofreció una mirada distinta al tema a la luz de la teología.  “La dignidad es algo que tenemos, que nos pertenece, alguien la puede oscurecer, opacar, pero es propia. La dignidad es sagrado, es frente a los cual nos arrodillamos cuando presenciamos gestos de amor que nos silencian; desde mi mirada la dignidad no es mérito es un don.  Jesús se reconoció digno y reconoció que todo ser humano es igual en dignidad, eso había que anunciarlo, celebrarlo y hacer el bien para que esa dignidad brille y sea tratada justamente”.

Para ambos, la realidad de la pandemia ha dejado en evidencia una sociedad que abre importantes desafíos de cambio.  “Hoy más que nunca es necesaria una reforma al Estado, porque estamos regidos por principios y valores que no guardan relación ni con solidaridad ni con la fraternidad. Hemos desarrollado políticas públicas con lógica de mercado más que con lógica social, sin considerar que las políticas deben llevar en el centro a las personas. Por eso, tenemos que hacer reformas y cambios profundos que permitan comprender que hay cosas que no son mercancías, para, desde ahí, generar cambios de conducta”, explicó Leonardo.

“Esta pandemia nos desnuda los muchos factores que nos deshumanizan. Clave para hablar de dignidad es la solidaridad, porque la dignidad sólo podemos celebrarla juntos. Y esta pandemia deja de manifiesto que incluso en la adversidad somos humanos”, finalizó Juan Cristóbal, luego de realizada una ronda de preguntas entre los oyentes y en que además la Directora Ejecutiva de la Fundación, Niniza Krstulovic, agradeciera a cada uno y una de los asistentes y a los expositores, por su tiempo y su compromiso con participar de espacios en los cuales intercambiar miradas y aprendizajes en contextos tan difíciles y desafiantes como los que estamos viviendo hoy.