Una nueva generación de estudiantes se titulan en nuestro Colegio TP

En una ceremonia sencilla, pero muy emotiva, 36 estudiantes de nuestro Colegio Técnico Profesional Don Enrique Alvear se titularon y recibieron su el certificado que acredita su especialidad de Administración con mención en recursos Humanos.

Acompañados por sus educadores, compañeros y familiares el Director del Colegio, Pedro Cancino les comentó: “Durante todos estos años han adquirido diversos conocimientos y competencias que los habilitan para ejercer una profesión. Sin embargo, el título que hoy reciben, significa mucho más que eso. Ustedes han vivido un proceso de modelamiento de vuestro carácter, de vuestro intelecto y de vuestro espíritu. Esto ha ocurrido lentamente, de la misma forma que el escultor va moldeando la piedra golpe tras golpe, desnudando la belleza contenida en ella”.

En la ceremonia, en la que también estuvo presente la Directora Ejecutiva de la Fundación, Niniza Krstulovic, junto a los Directores de Área, uno de los momentos más emotivos se produjo cuando Anaís Aravena, alumna titulada, leyera un profundo discurso sobre la experiencia que para ella había significado el Colegio humanamente y cómo ese sello había marcado el quien es hoy día.

En esta nota compartimos la totalidad de su relato y le agradecemos a ella y a todos sus compañeras y compañeros el haber sido parte de una generación que sabemos que en su camino representará también, el sueño que tuvo Don Enrique Alvear para Chile y nuestra sociedad.

A todos, el mejor de los éxitos en cada uno de los sueños y caminos que emprendan.

Discurso Anaís Aravena

Buenas tardes a las autoridades presentes, familiares, docentes y queridos compañeros.

Hoy es un día muy especial para nosotros como ex alumnos del gran  Enrique Alvear. El pasar por un proceso que pronto, otros de nuestros nuevos compañeros tendrán. Para mí es un orgullo haber egresado con el apoyo y todo el cariño de mis profesores, compañeros y sobretodo, de nuestras familias.

¡Gracias! Sí, hoy quiero agradecer  pero también contarles por qué quiero agradecer.

Para mí no fue fácil llegar hasta aquí y supongo que para mis compañeros tampoco lo fue. Hubo muchas dificultades y obstáculos pero aún así siempre hubo alguien que me extendió la mano y me ayudó, aconsejó y guió para continuar y finalizar mi práctica profesional. Estoy feliz de haber terminado esta etapa de mi vida junto a todos ustedes.

Les quiero contar que cuando llegué aquí a Santiago, ningún liceo quiso recibirme para estar en cuarto medio. En ese momento creí que todos mis esfuerzos y los de mi madre, serían en vano.  Sin embargo, hubo un rayito de sol que iluminó mi camino y que me abrió las puertas sin juzgarme o rechazarme debido a mi situación. Debo reconocer, que jamás en la vida, me había sentido tan aceptada y apoyada desde que comencé mis clases en este colegio, mí colegio.

Siempre tuve dificultad para hablar con la gente, especialmente porque muchos se burlaban de mí, pero aquí, en el colegio Enrique Alvear, nadie lo hizo. Nadie se burló de mí y agradezco eso.

Definitivamente fue mi mejor año escolar. Jamás olvidaré cuando hacíamos competencia con el otro cuarto medio, pero debo decir que esos juegos y competencias sólo generaron un gran lazo de amistad y compañerismo con  personas de ese grupo de curso. Agradezco a todos mis compañeros y amigos por hacer de estos años algo inolvidable.

Quiero agradecer eternamente a todos mis profesores que me ayudaron a seguir adelante, especialmente al profesor Aldo por tener todas sus esperanzas en nosotros, al profesor Galo y al profesor Manuel por disciplinarnos y guiarnos en los estudios y con las prácticas profesionales, Agradecer también a todos los educadores que nos acompañaron en este proceso y al Director,  y su equipo, por acompañarnos hoy junto  a nuestras familias, A todos ellos, especialmente a nuestras familias, que a pesar de todo, siempre  estuvieron  y estarán ahí para nosotros.

Muchas gracias a todos por su atención, buenas tardes.

Anaís Aravena