Senadis destaca trabajo de inclusión de niños y niñas con discapacidad realizado por la Fundación

Este jueves llevamos a cabo el cierre del programa Atención Temprana, que realizó desde el 2014 a la fecha, la Fundación en convenio con Senadis y que tenía por objetivo reducir las barreras de inclusión social y educativa de niños y niñas de 0 a 6 años con discapacidad y/o rezago del desarrollo que asisten a establecimientos de Educación Parvularia.

El programa que comenzó con un equipo de profesionales dedicado sólo al jardín infantil Los Lagos de Cerro Navia Joven, decidió luego replicar y amplificar este trabajo en otros 7 jardines de la comuna que pertenecen en la actualidad al Servicio Local de Barrancas.

En la actividad de cierre la Directora Nacional de Senadis, María Ximena Rivas, puso especial énfasis en esto. “El Programa de Atención Temprana es una de las estrategias relevantes que trabajamos. En particular, el programa que desarrolló la Fundación Cerro Navia Joven tiene una característica que es destacable, que es el hecho que no solamente trabajaron con el jardín de la fundación, sino que pusieron a disposición la experiencia del jardín al servicio de otros jardines de la zona y eso está muy alineado a lo que nosotros esperamos que sea nuestro programa de Atención Temprana, que es lograr que en todos los jardines del país se trabaja en el tema de forma correcta”.

En tanto, Niniza Krstulovic, relevó el trabajo intersectorial que se logró desarrollar. “Este convenio de Atención Temprana que hemos logrado tener con SENADIS es tremendamente coherente y está entremezclado con uno de los principios de la fundación, que tiene que ver con la primera infancia y con la inclusión. Entonces, para la fundación, tener este convenio es parte de nosotros mismos”, destacó la Directora de la Fundación.

Los 7 jardines infantiles que se beneficiaron con el convenio son Piececitos de Niño, Los Lagos, Sembrando Futuro, Tanganyica, Renacer, Apolo XI y Rayen Mapu, siendo aproximadamente 27 niños con discapacidad y rezago del desarrollo los que se beneficiaron directamente con la iniciativa, además de 527 niños que se han beneficiado de forma indirecta con las diversas acciones desarrolladas.

Andrea Valdivia, educadora del jardín infantil Sembrando futuro, señaló que “participar en este proceso me significó mucho, porque ves las cosas desde otro punto de vista. Ves la diversidad que hay en todos los niños y las niñas y en nosotros también como comunidad. Generar un ambiente inclusivo es ver las diferencias individuales y, a partir de ahí, entregar diferentes oportunidades en las actividades en sala, sin etiquetar y sin excluir a nadie”.

El rol de las familias fue muy importante para el desarrollo y trabajo de la iniciativa. Marianne Matamala¸ apoderada del jardín infantil Apolo XI, destacó que “como mamá de un niño diagnosticado con TEA (Trastorno del Espectro Autista), me sentí súper apoyada en todo momento por el equipo del jardín y el equipo anexo del programa. Todas me acogieron y fueron súper contenedoras, porque para los papás no es fácil enfrentar este tema. Yo estoy muy agradecida de que apoyaran a Manuel, se preocuparan de él, de sus dificultades y de ver cómo podía desarrollarse mejor. Así como fueron muy apañadoras con él, también lo fueron conmigo incluso en lo emocional”.

El convenio permitió financiar la contratación de profesionales del área de educación, salud y trabajo social, para apoyo educativo inclusivo a los equipos educativos de atención directa de niñas y niños; fortalecimiento de competencias inclusivas, fortalecimiento y apoyo a las familias y desarrollo de un plan institucional de continuidad de acciones, entre otros.