Nuestros Principios

La acción que Cerro Navia Joven ha desarrollado todos estos años, en una opción por realizar un trabajo de carácter local con la comuna, ha estado orientada por algunos criterios y principios básicos que la misma práctica y la propia historia han sido ocasión para confirmarlos, modificarlos y enriquecerlos.

RESPONDER EFECTIVAMENTE A LAS NECESIDADES Y URGENCIAS REALES DEL SECTOR

El punto de partida de nuestra acción es el otro: la necesidad del otro que se asume con sus carencias, dificultades y potencialidades. Por esto, resulta significativo mantener siempre flexibilidad y libertad para responder a esas necesidades poniendo la realidad como el norte que marca el rumbo de esa acción.

PRIVILEGIAR EL APORTE
LOCAL

Privilegiamos el aporte local promoviendo que la comunidad y los propios afectados se involucren en la solución de sus problemas. Vemos en esta forma de trabajo el medio más realista, en el largo plazo, para remediar los males de la pobreza y de los grupos más excluidos de la población.
Existe capacidad local para enfrentar las propias necesidades, por ello, no debemos limitar el protagonismo del sector.

GENERAR E IMPLEMENTAR UN TIPO DE SOLIDARIDAD INSTITUCIONALIZADA

Cerro Navia Joven pretende institucionalizar el acto solidario en un momento en que han ido mermando las organizaciones, los proyectos y las acciones solidarias tanto en el plano eclesiástico como comunal. Se busca entonces, consolidar las respuestas y servicios para que ellas sean efectivas y continuas en el tiempo.

RECIBIR EN FORMA MEDIADORA LOS APOYOS PERSONALES, INSTITUCIONALES Y DE TODO TIPO DE RECURSOS DE FUERA DEL SECTOR

La posibilidad de que los recursos y apoyos sean eficaces y dignos está en la canalización que de ellos haga Cerro Navia Joven como institución local. Estos apoyos permiten generar una mejor atención y calidad en el servicio que se brinda y resultan relevantes pues se invierten recursos materiales y financieros que son escasos en este sector.

OFRECER UN
SERVICIO DE CALIDAD
CON UN MODO CRISTIANO

La calidad en el servicio implica buscar las mejores y más adecuadas formas de trabajar con quienes se sirve. Invita a un respeto profundo por ellos, por su dignidad y a un compromiso con su situación y su dolor.
Se quiere servir al modo de Jesús, con su estilo, que vemos reflejado en la vida y el estilo de trabajo, que llevó a cabo en el sector, el Obispo de los Pobres, Don Enrique Alvear.

Este compromiso de entrega profesional y personal debe ser permanentemente perfeccionado tanto con la práctica como con estudios y capacitaciones.