Más de 400 personas de la Fundación ya han participado de los encuentros reflexivos

Más de 400 personas de la fundación ya han participado en los encuentros que hemos desarrollado para abrir espacios de reflexión colectivos sobre lo que está ocurriendo en el país, compartir cómo hemos vivido estas semanas y cómo podemos trabajar propuestas y respuestas que nos permitan construir la paz social, sobre el valor de la justicia y la equidad.

Los participantes de Patología Dual (personas con esquizofrenia y adicción a las drogas y alcohol) tuvieron una jornada donde expusieron cuáles eran las principales emociones que habían sentido en estas semanas. Miedo, incertidumbre, cansancio y rabia, fueron las más mencionadas. Y luego, en conjunto, asociaron esas emociones a acciones con las que podrían trabajarlas. Reforzar la unidad de la comunidad, promover espacios de recreación y donde liberar el estrés, participar de espacios de información para el reconocimiento de los acontecimientos que se viven (legal, social y políticamente), fueron algunas de las acciones propuestas.

Los niños y niñas del jardín también tuvieron la posibilidad de compartir las experencias vividas durante los días que no pudieron asistir, a partir del cuento de un conejito titulado “Cuando tengo miedo”. Muchos de ellos tras la lectura del cuento y pedir que comentaran cómo habían estado estos días y qué actividades habían realizado, contaron que tuvieron la oportunidad de pasar más tiempo con la familia e ir al parque. Y otros, que durante esos días habían tocado las ollas juntos a sus hermanos y sus papás, “para que mi mamá trabaje menos, porque trabaja mucho”comentó una de las niñas, mientras otros dijeron que veían que la gente tenía rabia y pena.

Por su parte, las personas mayores, quines tuvieron una masiva asistencia al encuentro (más de 130), pusieron especial énfasis en la necesidad del voto obligatorio, en seguir sumados a las demandas que se piden hoy y conocer más a fondo qué signifcaría un proceso constituyente.

En el Colegio, todos los cursos llevaron a cabo un proceso de reflexión. También, como en todos los programas de la fundación, lo hicieron sus educadores. Ahí relataron cuáles eran los hechos que los habían marcado y cómo los habían vivido. Y entre sus propuestas estuvieron reconstruir la memoria popular: recopilar videos; escuchar la historia del otro, sensibilizar con acciones para empatizar; promover un plan de formación ciudadana en el colegio e instruirse como educadores en teorías de modelos de participación ciudadanaque puedan poner a disposición de las y los estudiantes, entre otras.

Tal como lo expresara la Directora Ejecutiva, Niniza Krstulovic, durante estos días continúan los encuentros en los diversos programas, “con el objetivo  de subrayar la importancia que tiene el acogernos mutuamente, en estos momentos, de promover las posibildiades del aprendizaje en comunidad y de generar propuestas para la cosntrucción de una nueva sociedad que es lo que el país nos demanda hoy”.