Más de 500 jóvenes de CVX participaron de la experiencia 234 en Cerro Navia

“Compartir la vida” es uno de los objetivos de la experiencia denominada 234, que motivó a más de 500 jóvenes de las Comunidades de Vida Cristiana (CVX) a estar durante una semana en Cerro Navia, realizando distintas labores junto a la comunidad, creando vínculos, conociendo la cultura, historia e identidad y potencialidades del territorio, y también las necesidades que existen en las distintas poblaciones.

El nombre 234, hace mención a que los jóvenes que participan pertenecen a segundos, terceros y cuartos medios, de distintos colegios, quienes divididos en cuadrillas realizan distintas acciones de servicio apostólicos.

Tal como ellos mismos explicaron y resumieron esta experiencias: “Las cuadrillas de segundo medio se dedicaron a forrar las casas de 30 familias de la comuna que podrán pasar el invierno en espacios interiores más cálidos.

Las cuadrillas de tercero medio se distribuyeron en varios apostolados: la realización de colonias para niños en 7 colegios de la comuna; las visitas a la cárcel de mujeres y las visitas al Hogar de Cristo (Recoleta, Metro Dorsal) y al Hogar de ancianos (Hermanitas de los Pobres, Metro Gruta de Lourdes).

Las cuadrillas de cuarto medio, por su parte, misionaron visitando docenas de casas del territorio de la parroquia Cristo Evangelizador y Solidario. Escucharon las historias de vida, de lucha, de dolor, de alegría. Se sintieron interpelados y se indignaron por las realidades injustas que se viven en una comuna periférica. Fueron capaces de llevar consuelo y esperanza a los pobladores que también han sentido y padecido los dolores de nuestra Iglesia herida. Y también fueron evangelizados por las personas y familias que generosamente les dejaron entrar en sus hogares, en sus capillas, en sus vidas”.

Niniza Krstulovic, Directora Ejecutiva de la Fundación, quien tuvo un rol relevante en la realización y la disposición logística de esta actividad, agradeció a cada uno de quienes estuvieron en esta jornada, por “abrirse un espacio para comprender mejor la realidad en la que vivimos, que no nos puede dejar indiferente y que nos da también, todo la energía para luchar por la construcción de una sociedad relamente más justa y acogedora para todas y todos”.