Mariano Puga: su vida y muerte nos invitan a vivir el Evangelio uniendo la fe y la justicia

Cerro Navia, como Villa Francia, La Legua, Chiloé y tantos otros lugares, tuvieron el privilegio de tener a Mariano Puga, cura obrero, viviendo como poblador entre nosotros. Desde 1982 a 1992 vivió en la Digna Rosa, en la Sara Gajardo y en la Herminda de la Victoria. Pasó haciendo el bien, consolando, celebrando, escuchando y anunciando el evangelio; practicando lo que predicaba.
Mariano fue testigo y profeta, loco por Jesús y el Reino. Su amor a Jesús pobre lo hizo ser amigo de los pobres y asumir la causa de la justicia, defender los derechos humanos, ponerse siempre del lado de los más vulnerados. Como su pastor Don Enrique Alvear, trabajó desde Cristo solidario para construir una Iglesia Solidaria. Su vida, su muerte y su resurrección nos invitan a vivir el Evangelio de Jesús uniendo la fe y la justicia.
Como Fundación Cerro Navia Joven celebramos su vida y su pascua.
Eduardo Silva, sj