Como parte de la Comunidad de Organizaciones Solidarias llamamos a fortalecer las medidas de cuidado para las organizaciones de la sociedad civil

La propagación del COVID-19 tiene a todo el mundo en alerta y preocupación. Hoy más que nunca se hace indispensable una visión comunitaria y de esfuerzos tanto individuales como colectivos que den apoyo a las medidas y trabajo incansable del sector de la salud de nuestro país, para resguardar la vida de todos y todas, cuidando a los grupos más expuestos y de riesgo.

Las organizaciones de la sociedad civil históricamente han colaborado con aquellos grupos vulnerados y que hoy, nuevamente se encuentran en riesgo frente a esta emergencia. Esto obliga a las instituciones a reorganizar sus prioridades y tareas, tomando todo tipo de precauciones para cuidar la salud de sus trabajadores, trabajadoras y de las personas con quienes colaboran. A esta situación, se suma la poca certeza financiera que acongoja constantemente a la sociedad civil y que en momentos como este se agudiza.

Es por esto que como Comunidad de Organizaciones Solidarias hacemos un llamado a las autoridades de Gobierno, al Sector Privado y a los donantes a generar facilidades para que las organizaciones de la sociedad civil puedan continuar realizando su valiosa labor. Urge conocer y contar con apoyo en temas de abastecimiento de material higiénico y de protocolos que permitan resguardar el cuidado efectivo de la salud de las personas a quienes apoyan;  así como también de los propios equipos que deben seguir trabajando en condiciones de extrema complejidad, como sucede ahora.

Por otro lado, el llamado también es a quienes apoyan de forma financiera a la sostenibilidad de las organizaciones a ser más flexibles y comprometidos, ajustando su apoyo a las necesidades que las instituciones presentan en este momento.

Por último, recalcar la importancia de tomar medidas para cuidar y prevenir el contagio en todos quienes por motivos de fuerza mayor deban asistir a sus lugares de trabajo, brindando la mayor cantidad de facilidades; con una especial atención en el cuidado de la salud mental, que en situaciones de estrés como la que estamos viviendo se puede ver afectada.

Agradecemos a quienes han mostrado una abierta recepción y apoyo a las inquietudes que han ido surgiendo de las organizaciones, así como también quienes han tomado medidas especiales para brindar apoyo al sector. Como Comunidad continuaremos con un especial compromiso trabajando en el levantamiento de las necesidades de nuestras organizaciones y con ellas de los grupos más vulnerados, buscando más y mejores soluciones.

Invitamos a volver a ser comunidad, haciendo un esfuerzo colectivo, donde la empatía y el cuidarnos para cuidar a otros sea nuestro foco.