Cooperativas familiares y discapacidad intelectual

Las cooperativas sociales se definen como asociaciones autónomas de personas que se unen voluntariamente para buscar soluciones conjuntas a sus necesidades económicas, sociales y culturales. Es el vínculo que se genera entre varios miembros de una comunidad, que se asocian para desarrollar una actividad de producción de bienes y servicios.

Cuatro familias, que tienen algún integrante con discapacidad intelectual, están participando activamente de las cooperativas familiares, en las cuales la Fundación tiene un rol de facilitador,  y donde dos veces a la semana, se reúnen en uno de nuestros centros comunitarios para confeccionar bolsas de tela que vender.

La experiencia ha sido un gran estímulo para cada uno de los hombres y mujeres que han ido aprendiendo de este oficio, traspasándose conocimientos, generando vínculos entre ellos y ellas y viendo las posibilidades que se abren a partir de la cooperativa.